Noticias

Comienza el análisis del primer bloque de respuestas de la encuesta ciudadana sobre el impacto de la pandemia de coronavirus

Distribución geográfica de respuestas en análisis de la primera muestra
Distribución geográfica de respuestas en análisis de la primera muestra
- Campus Can Ruti, Investigación

El pasado 3 de abril, en plena fase de descondinamiento, investigadores de la Unidad de Tuberculosis Experimental en el IGTP pusieron en marcha una encuesta a la ciudadanía para conocer los efectos de la epidemia en la sociedad. El proyecto es una iniciativa para luchas contra la COVID-19 de consorcio SMA-TB, liderado por la Dra. Cristina Vilaplana desde el IGTP, en el que participan el IGTP y la empresa Anaxomics. Además de la Unidad de Tuberculosis Experimental, que lidera el proyecto, participan también las Dras. Maria Rosa Sarrias y Carolina Armengol; Pau Benito, estudiante de medecina de la UPF, que colabora desde hace dos años con el IGTP en proyectos relacionando la vertiente más psicológica y social de las enfermedades infecciosas; y el Dr. José A. Muñoz-Moreno, psicólogo clínico y de la salyd en la Fundación Lucha contra la Sida.

Los primeros quinze días la encuesta ya había recibido cerca de 62.000 respuestas, por lo que los investigadores han sacado un primer corte de datos para analizar y obtener un primer bloque de resultados.

El análisis se centra en un estudio cuantitativo que se asociará a unos marcadores para poder medir distintos aspectos relacionados con la calidad de vida, el contexto social y el impacto emocional de la muestra. Empezando por este primer bloque de respuestas, se llevará a cabo un cálculo estadístico descriptivo, y los resultados se agruparán teniendo en cuenta un grupo de población general y un subgrupo centrado en profesionales de la salud. Las respiestas también se clasidicaran por género y edad, y los porcentajes de respuesta se agruparán según distintos marcadores: problemas socioeconómicos, estado subjetivo de los individuos e impacto emocional total. Este último punto, más centrado en la evaluación de la salud mental, valorará señales de depresión, angustia, estrés y síndrome de estrés posttraumático. "Los resultados del estudio y los indicadores que podremos extraer nos serán de gran utilidad para comprender las actitudes y medir el impacto psicológico en la población, conocimiento esencial en el momento de diseñar e implementar intervenciones de salud pública en un futuro a corto o medio plazo", explica Cristina Vilaplana, líder del proyecto. Sobre el ámbito concreto de la salud metal, "nos permitirá identificar si hay porcentajes de riesgo y, por lo tanto, alertar de sectores potencialmente vulnerables que sea necesario atender y proteger", añade Vilaplana.

Una segunda entrega de resultados, en septiembre

La encuesta continúa abierta a respuestas porque se propone evaluar el impacto de las diferentes fases de la situación de pandemia. Por ello la duración aproximada del proyecto es de 12 meses, con una primera entrega de resultados el primer mes, que ya se está trabajando. Una segunda entrega de resultados se prevé a los 3 meses y una al mes 9, aportando resultados de seguimiento. "La encuesta se puede responder más de una vez, y animamos a hacerlo, porque de esta forma podremos tener la fotografía en diferentes momentos del episodio, y evaluar como pueden haber cambiado las actitudes según las políticas implementadas o en relación a la percepción de las noticias, por ejemplo", añade Vilaplana.

Accede a la encuesta en catalán

Accede a la encuesta en español

Accede a la encuesta en inglés

Accede a la encuesta en italiano